¿CUÁL ES LA RELACIÓN ENTRE DIABETES Y DISFUNCIÓN ERÉCTIL?

01-abr-2021

La diabetes tiene muchos efectos nocivos sobre la salud, pero quizás el menos conocido es la disfunción eréctil.

En Guía tu Salud te contamos a detalle cuál es la relación entre estos dos padecimientos.

Primero que nada, la diabetes va a generar una serie de cambios en el pene, produciendo alteraciones funcionales y estructurales. Asimismo, se desarrollarán alteraciones hormonales y neuronales que conjuntamente van a producir una disfunción eréctil más severa y con peor pronóstico en cuanto a su tratamiento. Esto puede deberse a lesiones en los nervios y en los vasos sanguíneos causadas por un control deficiente de los niveles de azúcar en la sangre a largo plazo.

Los pacientes con diabetes, en especial los diagnosticados con diabetes tipo 2,  tienen hasta 3 veces más riesgo de sufrir disfunción eréctil grave y en muchas ocasiones, de un manejo terapéutico más complejo.

La disfunción eréctil también puede estar relacionada con otras afecciones frecuentes en los hombres con diabetes, como la presión arterial alta y la enfermedad cardíaca. Esta dificultad para mantener una erección puede, incluso, anticiparse al diagnóstico de diabetes.

El problema de erección es un trastorno muy común entre los varones que sufren diabetes. De hecho, el 50 % de los que tienen diabetes pueden desarrollar esta patología aumentando este porcentaje según avanza la edad, hasta un 95 % en varones diabéticos de 70 años.

¿Cómo afecta la diabetes a los problemas de erección?

La diabetes puede dañar los nervios, el tejido eréctil y los pequeños vasos sanguíneos en el pene:

  • El daño en el tejido eréctil no permitirá que las fibras musculares del pene se relajen adecuadamente, de manera que el pene no se puede llenar durante la erección.
  • El daño en los nervios puede dar lugar a menos sensaciones en el pene y menos señalización hacia él desde el cerebro, lo que hace más difícil conseguir y mantener una erección.
  • El daño en los vasos sanguíneos también impedirá que el tejido eréctil se llene de sangre.

¿Cuándo acudir al médico?

La disfunción eréctil es un problema que puede tener origen por diversas causas como: presión arterial alta, enfermedad renal, abuso de sustancias tóxicas e incluso como efecto secundario de algún medicamento.

Por esto, en cuanto se tenga el problema se debe acudir al médico, quien mediante una valoración comprobará el origen del trastorno, incluso si existe una diabetes no diagnosticada.

Afortunadamente, el tratamiento para la disfunción eréctil en la diabetes ha mejorado considerablemente, el primer paso es reconocer el problema, pero este suele presentarse como el mayor obstáculo.

Una vez que se ha superado, y con ayuda y apoyo de la pareja y del médico, se puede comenzar el tratamiento.

¿Qué tratamientos hay disponibles?

Cuando el paciente tiene una diabetes diagnosticada, existen dos tipos de abordaje para la disfunción eréctil: el tratamiento preventivo y el tratamiento de la enfermedad en si.

En cuanto al tratamiento preventivo, controlar los niveles en sangre puede ayudar a prevenir la lesión de los nervios y de los vasos sanguíneos o al menos retrasar su aparición. Uno de los principales retos es que el paciente además de aceptar su enfermedad, sea responsable en el cumplimiento del tratamiento.

Si la disfunción eréctil ya ha comenzado a manifestarse, hay que buscar el tratamiento más adecuado a cada paciente. La gran mayoría de los tratamientos disponibles en la actualidad pueden ser eficaces en hombres con diabetes.

Entre los tratamientos más habituales se encuentran:

Medicamentos orales: suele ser la primera línea de tratamiento. Existen diferentes opciones con distinta duración de acción. Estos medicamentos facilitan el flujo de sangre al pene.

Prostaglandina: es un vasodilatador que se puede inyectar en el pene o bien se inserta un gránulo comprimido en el extremo del pene.

Bomba de vacío: es un dispositivo con un tubo que se coloca en el pene y, a través de la bomba que tiene, consigue llevar sangre al pene y se alcanza la erección.

Cirugía del pene: si ninguno de los tratamientos anteriores funciona, la alternativa es colocar un implante en el pene. Estos implantes pueden ser semirrígidos o inflables, es una cirugía poco invasiva y con resultados muy fiables.

La sexualidad es un aspecto muy íntimo y que, en ocasiones, por vergüenza o miedo, evitamos comentar. A pesar de ello, sabemos que una vida sexual satisfactoria se relaciona con una mejora calidad de vida. Si tienes problemas de erección no dudes en consultar con tu urólogo de confianza, pues seguro que valorará tu caso y te proporcionará la mejor solución disponible.

 

FUENTE: SANITAS.ES


DIABETES MES DE LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL
Visita Apotex MX