DIFERENCIAS ENTRE PRESIÓN ALTA Y PRESIÓN BAJA

22-nov-2020

Es muy común que las personas confundan o no sepan las diferencias entre presión alta y presión baja, pero para que comprendan esto es necesario que empecemos por explicar qué es la presión arterial. 

En Guía tu Salud nos dimos a la tarea de desmenuzarte este tema para que comprendas a la perfección sus diferencias.

La presión sanguínea es la tensión ejercida por la sangre que circula sobre las paredes de los vasos sanguíneos, y constituye uno de los principales signos vitales.

La presión arterial se toma mediante dos mediciones:

•    Presión arterial sistólica: medida cuando el corazón late (cuando la presión arterial está en su punto más alto).
•    Presión arterial diastólica: medida entre latidos cardíacos (cuando la presión arterial está en su punto más bajo).

¿Cuáles son los valores normales de presión arterial?

La presión sanguínea depende de multitud de variables, pero el valor establecido como presión arterial media es de 120 mmHg para la sistólica y 80 mmHg para la diastólica, que habitualmente se expresa como 120/80 mmHg.

Este valor puede variar de persona a persona, así que hay un intervalo que podemos tomar como referencia para saber si disponemos de unos valores normales de tensión arterial en la edad adulta: 90/60mmHg – 140/90 mmHg

Esto significa que si nuestra tensión arterial está por debajo de los 90/60mmHg tenemos la tensión baja y si está por encima de los 140/90 mmHg somos hipertensos. Sin embargo, si tus valores de tensión arterial oscilan entre los 120/80 mmHg y los 139/89mmHg, se considera “normal alta” y deberías vigilarla.

Qué es la presión alta: síntomas, causas y tratamiento

La presión arterial alta es una presión sistólica de 130 o superior o una presión diastólica de 80 o superior, que permanece con el tiempo. 

La presión arterial alta generalmente no presenta signos ni síntomas, por eso es tan peligrosa. No tratar la presión arterial alta es peligroso, pues este enfermedad aumenta el riesgo de ataque al corazón y ataque cerebral.

¿Cómo bajar la tensión arterial alta?

Los hábitos de vida saludables son fundamentales para abordar la hipertensión. Si esta es severa también es necesario aplicar un tratamiento farmacológico. 

Entre las rutinas que hay que incorporar al día a día se encuentran: 
•    Llevar una dieta rica en verdura, legumbres, fruta, pescado, aceite de oliva y alimentos magros.
•    Hacer ejercicio.
•    Controlar tu peso.
•    No fumar ni beber alcohol.
•    Disminuir o eliminar el consumo de sal. 

 ¿Cómo sé que tengo mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta? 

Hay factores de riesgo que aumentan las posibilidades de desarrollar presión arterial alta. Algunos se pueden controlar, otros no. 

Aquellos que se pueden controlar son: 
• El tabaquismo y la exposición pasiva al humo del cigarrillo. 
• Diabetes. 
• Obesidad o sobrepeso.
• Colesterol alto. 
• Dieta no saludable (alta en sodio, baja en potasio y beber mucho alcohol). 
• Falta de actividad física. 


Complicaciones de la presión arterial alta

La presión arterial elevada puede agravarse y transformarse en hipertensión. La hipertensión puede dañar los órganos y aumentar el riesgo de padecer varias enfermedades, como ataques cardíacos, insuficiencia cardíaca, accidentes cerebrovasculares hemorrágicos, aneurismas e insuficiencia renal.

Presión arterial baja

La hipotensión es una presión arterial lo suficientemente baja como para producir síntomas como mareo y desmayos. Una presión arterial muy baja puede dañar los órganos, lo que se conoce como choque (shock).

Si la tensión arterial es demasiado baja, no llega la suficiente cantidad de sangre a todas las zonas del organismo. Por consiguiente, las células no reciben suficiente oxígeno y nutrientes y los productos de desecho no son eliminados de forma adecuada. Por lo tanto, las células afectadas y los órganos en los que se encuentran dichas células comienzan a funcionar mal. Una tensión arterial muy baja puede poner en riesgo la vida porque puede provocar un choque (shock), en el que los órganos sufren un daño debido a la ausencia de flujo sanguíneo.

Causas

Por regla general, la hipotensión arterial es consecuencia de una o más de una de las circunstancias siguientes:

•    Dilatación de arterias de pequeño calibre (arteriolas).
•    Ciertas cardiopatías.
•    Demasiado poco volumen de sangre.

La dilatación de las arteriolas puede estar causada por:

•    Toxinas producidas por las bacterias durante ciertas infecciones     bacterianas graves (choque séptico).
•    Ciertos fármacos.
•    Lesiones de la médula espinal, en las que los nervios que permiten la constricción de las arteriolas están deteriorados.
•    Reacciones alérgicas (anafilaxia).
•    Ciertos trastornos endocrinos, tales como la enfermedad de Addison.

Los trastornos del corazón que alteran la capacidad de bombeo del corazón pueden reducir el gasto cardíaco, como por ejemplo:

•    Un ataque al corazón (infarto de miocardio).
•    Una enfermedad valvular cardíaca.
•    Un latido extremadamente rápido (taquicardia).
•    Una frecuencia cardíaca muy lenta (bradicardia).
•    Un ritmo cardíaco anómalo (arritmia).

Un nivel insuficiente de sangre en el organismo puede ser consecuencia de:

•    Deshidratación
•    Hemorragia
•    Un trastorno renal

La hipotensión arterial también aparece cuando los nervios que conducen señales entre el cerebro y el corazón y los vasos sanguíneos se ven afectados por trastornos neurológicos denominados neuropatías autónomas.

Qué puede hacer para controlar la hipotensión:

•    Si tienes presión arterial baja, muévete lentamente cuando desees cambiar de posición. Tómate unos minutos para descansar entre estar acostado, sentado y de pie. 
•    Evita los ambientes calurosos, como las duchas o los baños calientes, que puedan causar un descenso en tu presión arterial. 
•    Evita el alcohol y determinados fármacos que puedan provocar un descenso en tu presión arterial.
•    Bebe muchos líquidos. Toma de 2 a 3 litros de agua cada 24 horas, a menos que se te haya indicado limitar la ingesta de líquidos. Esto disminuirá las sus probabilidades de sufrir una deshidratación y tener presión arterial baja. 
•    Vigila los signos de hemorragia. Si tiene heces negras, alquitranadas o de color granate, infórmalo a médico.

 

Síntomas que pueden ayudar a distinguir la presión alta de la presión baja son: 


Si presentas cualquiera de los síntomas de presión alta o baja asegúrate de informar a tu médico quien te dará un diagnóstico y a su vez un tratamiento para tratar alguno de estos padecimientos.
En Apotex contamos con el tratamiento ideal para tu Hipertensión.
Apotex, calidad internacional al alcance de todos.
Consulta a tu Médico.


Fuente: Medicine plus


 


HIPERTENSIÓN ARTERIAL
Visita Apotex MX