DIETA MEDITERRÁNEA REDUCE EL RIESGO DE SUFRIR INFARTO

19-ene-2021

Disfrutar de una buena salud no solo es cuestión de genes, existen otras formas para tenerla, entre ellas la dieta. Hoy día, la dieta mediterránea se ha impuesto como patrón dietético por sus efectos positivos en la salud en general y concretamente por su papel en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes.

La Fundación Española del Corazón (FEC) alerta sobre la importancia de mantener una buena alimentación, ya que la calidad de la dieta influye directamente en la salud de nuestro corazón, pudiendo llegar a reducir hasta un 30% el riesgo de enfermedad cardiovascular y disminuir hasta un 70% las probabilidades de volver a padecer una patología cardiovascular.

El Lyon Diet Heart Study realizó un ensayo en el que probó la eficacia de la dieta mediterránea sobre la tasa de recurrencia coronaria después de un primer infarto al miocardio. El estudio analizó a un grupo de personas que, bajo un mismo perfil de factores de riesgo coronario, se les administró durante 46 meses una dieta mediterránea basada en consumo de pan, hortalizas, verduras, pescado, fruta y un menor consumo de carne roja (sustituida por carne de aves de corral). 

Los resultados concluyeron que los sujetos que siguieron una dieta mediterránea tenían un riesgo del 50% al 70% más bajo de volver a padecer una enfermedad cardiaca.

Esta dieta está basada en el consumo de productos vegetales (frutas, verduras, legumbres y frutos secos), pan y otros cereales (que contengan el trigo como alimento básico), productos lácteos preferiblemente desnatados, el aceite de oliva como grasa principal, y dentro de las proteínas priorizar el consumo de pescado y aves sobre el de la carnes rojas. Además, también es cardiosaludable el consumo regular de vino o cerveza en cantidades moderadas.

Las dietas bajas en grasas de origen animal (sobre todo grasas saturadas) y que potencian el consumo de frutas, verduras y productos integrales, disminuyen significativamente los niveles de colesterol en sangre, uno de los factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular.

Otro aspecto en el que coinciden varios estudios son las propiedades cardioprotectoras del ácido graso omega-3 pues estos contribuyen a reducir los triglicéridos y la proporción de partículas de colesterol densas y pequeñas, que son las que más favorecen la ateroesclerosis. Además los ácidos omega 3 tienen propiedades antitrombóticas, antiarrítmicas y antiinflamatorias que, sin duda, contribuyen también a mejorar la prevención cardiovascular.

Ante estos datos, cabe destacar que un estilo de vida más saludable puede llegar a prevenir hasta el 90% de los infartos. Por ese motivo, se recomienda combinar esta dieta con una rutina de ejercicio regular y así mantener un estado de salud óptimo.

FUENTE: FUNDACION DEL CORAZON. COM


HIPERTENSIÓN ARTERIAL TIPS
Visita Apotex MX
Frasco