LAS POSIBLES SECUELAS DEL COVID-19

04-feb-2021

Las secuelas del COVID-19 pueden ser de varios tipos, tanto físicas como psicológicas. Dependen en gran parte de la gravedad de la enfermedad y de la atención médica que recibió el paciente.

En Guía tu Salud te contamos sobre las principales secuelas post COVID que pueden tener algunos pacientes.

Los síntomas de COVID-19 a veces pueden persistir durante meses. El virus puede dañar los pulmones, el corazón y el cerebro, lo que aumenta el riesgo de problemas de salud a largo plazo.

Aunque, hasta el momento, es imposible determinar si esas posibles secuelas identificadas son temporales o permanentes, se sabe que algunos síntomas pueden persistir por mucho tiempo. Entre los órganos que se ven más afectados son los pulmones, el corazón, los riñones, el intestino, el sistema vascular e incluso el cerebro.

El corazón. 

Las pruebas por imágenes hechas a algunos pacientes muestran un daño duradero al músculo cardíaco. Esto puede aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca u otras complicaciones de esta índole en el futuro.

Los pulmones. 

El tipo de neumonía que con frecuencia se presenta con el COVID-19 puede causar daño en los diminutos sacos de aire (alvéolos) en los pulmones. El tejido cicatricial puede llevar a problemas respiratorios a largo plazo.

El cerebro

De acuerdo a las pruebas postcovid se encontró que incluso en la gente joven, el COVID-19 puede causar accidentes cardiovasculares, convulsiones, y el síndrome de Guillain-Barré, afección que causa parálisis temporal. También puede aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson y la de Alzheimer.

Coágulos sanguíneos y problemas de los vasos sanguíneos

Entre las secuelas que se han detectado, los expertos encontraron que es muy  posible que las células sanguíneas se aglomeren y formen coágulos, mismos que si son grandes puedan causar ataques al corazón y accidentes cardiovasculares.

Otras partes del cuerpo afectadas por los coágulos sanguíneos incluyen los pulmones, las piernas, el hígado y los riñones.

Estado de ánimo y fatiga

Las personas con síntomas graves de COVID-19 tienden a tener más posibilidades de desarrollar síndrome de estrés postraumático, depresión, y ansiedad.

Como es difícil predecir resultados a largo plazo respecto al nuevo virus, los científicos han demostrado que muchas personas que se han recuperado del SARS han desarrollado el síndrome de fatiga crónica, un trastorno complejo caracterizado por fatiga extrema que empeora con la actividad física o mental pero no mejora con el descanso.

Si bien es cierto que todavía no se sabe mucho sobre cómo el virus afecta con el tiempo a los pacientes, los investigadores recomiendan que después de superar el virus los afectados se mantengan bajo supervición médica para que vigilen de cerca si los órganos del cuerpo siguen funcionando adecuadamente tras la recuperación.

FUENTE: BBC/MAYOCLINIC

 

 

 

 


 

 


COVID-19 HOY TIPS
Visita Apotex MX