TIPS PARA MEJORAR EL FUNCIONAMIENTO DEL APARATO DIGESTIVO

13-ago-2020

Nuestra salud depende de los hábitos de vida que tengamos. Para que funcione correctamente el aparato digestivo es necesario que cuidemos el tipo de alimentos que tomamos en nuestra dieta y que sigamos unas normas de salud e higiene con las que podemos prevenir muchas enfermedades.

En Guía tu Salud te compartimos algunas recomendaciones para que cuides adecuadamente tu aparato digestivo y te sientas con fuerzas y energías para poder realizar todas tus actividades.

Incluye fibra

La inclusión de la fibra dietética en la vida diaria de los seres humanos desempeña una importante función para la prevención y el tratamiento de algunas enfermedades crónicas.

Entre los beneficios que aporta un ingreso adecuado de fibra dietética se encuentran la disminución de la presión arterial, la reducción del riesgo de cáncer colorrectal, el efecto hipocolesterolémico, menor riesgo de enfermedad cardiovascular y un mejor control de la diabetes mellitus tipo II.

Para lograrlo es importante aumentar el consumo de cereales, leguminosas, frutas y vegetales, alimentos que favorecen la preservación de la salud.

La fibra se clasifica comúnmente en dos: como soluble (que se disuelve en agua) o insoluble (que no se disuelve).

  • Fibra soluble. Este tipo de fibra se disuelve en agua para formar un material gelatinoso. Puede ayudar a reducir los niveles de colesterol y glucosa en la sangre. La fibra soluble se encuentra en la avena, los guisantes, los frijoles, las manzanas, los cítricos, las zanahorias, la cebada y el psilio.
  • Fibra insoluble. Este tipo de fibra promueve el movimiento del material a través del aparato digestivo y aumenta el volumen de las heces, por lo que puede ser de beneficio para aquellos que luchan contra el estreñimiento o la evacuación irregular. La harina de trigo integral, el salvado de trigo, los frutos secos, los frijoles y las verduras, como la coliflor, los frijoles verdes y las papas son buenas fuentes de fibra insoluble.

 

Usa probióticos

Además de la fibra,existen otros alimentos funcionales cuyos componentes optimizan la salud más allá de sus aportes nutricionales, ya sea en forma natural o procesada y son los probióticos.

 

¿Qué son lo probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que después de ingerirlos en una cierta cantidad, ejercen beneficios sobre la salud más allá de la nutrición básica natural. Estos aportan una amplia gama de beneficios al organismo, entre los cuales destaca el fortalecimiento del sistema inmune y el equilibrio de la flora intestinal.

¿Cuáles son las funciones de los probióticos?

  • Refuerzan el sistema inmunitario. Cada cepa sirve para una patología distinta.
  • Desplazan a los microorganismos nocivos para la salud y evitan su proliferación.
  • Colaboran en la formación de nutrientes esenciales como las vitaminas, los enzimas y ácidos grasos.
  • Estimulan la formación de ácido láctico disminuyendo el ph del tubo digestivo.
  • Favorecen la absorción del calcio, hierro y magnesio.
  • Reducen la diarrea por antibióticos, que alteran el equilibrio de la flora intestinal, la cual es restaurada gracias a estos microorganismos.
  • Aminoran la diarrea del viajero, provocada por comer alimentos contaminados.
  • Permite reducir la dermatitis atópica en lactantes alérgicos.
 

El agua es fundamental para la digestión y la vida

No hay duda que los seres humanos cada vez estamos más conscientes sobre cómo nuestro estilo de vida influye en nuestra salud. Sin embargo, aunque prestamos especial atención a lo que comemos, no siempre damos la misma importancia a lo que bebemos, es decir, a nuestra hidratación.

¿Por qué sucede esto?

En primer lugar, es importante tener en cuenta que el principal componente del cuerpo humano es el agua. Representa entre el 50 y el 70% del peso corporal total y es un recurso natural imprescindible para el desarrollo de la vida. Por esta razón es esencial reponer el agua que perdemos diariamente a través de la respiración, la orina, el movimiento, el ambiente más o menos frío o cálido, etc., ya que podemos sobrevivir a varios días sin comer, pero no podemos estar más que unas cuantas horas sin ingerir agua.

La EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) recomienda la ingesta de entre 2 y 3 litros de agua al día con el fin de tener una correcta hidratación, dependiendo de nuestra actividad física, peso, sexo y factores ambientales.

Los beneficios de una buena hidratación se manifiestan en los diferentes órganos de nuestro cuerpo, como:

Cerebro:

El agua lo constituye hasta en un 85%, por lo que éste es especialmente sensible a los pequeños desequilibrios hídricos.

Un descenso de tan sólo un 2% de agua en el cuerpo puede causar pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de la atención.

La deshidratación tiene un impacto en el conjunto de las funciones cognitivas (atención, memoria explícita e implícita, aprendizaje, rapidez perceptiva, velocidad de procesamiento, coordinación visomotriz y flexibilidad cognitiva).

Función renal:

Nuestros riñones tienen la función de eliminar las toxinas y desechos que nuestro organismo no necesita. En este caso, la ingesta adecuada de agua ayuda a eliminar estos residuos, así como a la reducción de trastornos y dolencias renales (cálculos, piedras, infecciones, etc.).

Función digestiva:

El agua favorece la absorción y disolución de nutrientes por parte de nuestro aparato digestivo, evitando así que se ralentice la función digestiva.

A moverse

Otro de los factores que ayudan a mejorar las funciones digestivas es el ejercicio físico. Una adecuada rutina ayuda a incrementar el metabolismo por lo tanto, acelera los procesos digestivos evitando la sensación de pesadez tras las ingestas y reduciendo el riesgo de sufrir estreñimiento.

Entre los beneficios que se encuentran en la actividad física destacan:

  • El favorecimiento de la motilidad intestinal misma que mejora el tránsito y previene el estreñimiento así como la diverticulosis.
  • Reduce el estrés y los malestares digestivos asociados a éste. Las personas con síndrome de intestino irritable o gastritis pueden beneficiarse con una actividad física de intensidad moderada y placentera.
  • Mejora el control del apetito al provocar cambios hormonales, y por ello, reduce el riesgo de realizar ingestas copiosas que generan molestias gastrointestinales posteriores.
  • Mejora la fuerza y el tono muscular en la zona media del cuerpo, lo cual previene el estreñimiento y contribuye a mantener los órganos internos en su lugar.
  • Como se puede ver, con estos  consejos podemos cuidar la salud digestiva sólo estando atentos a nuestros hábitos.
 

GASTRITIS TIPS
Visita Apotex MX
Marca (Principio Activo) Omeprazol 30 Cap. 20 mg.
Indicado para Alivio de síntomas por hiperacidez estomacal
Presentaciones Caja con 30 cápsulas | 20 mg